lunes, noviembre 07, 2005

Rectificar es de sabios

Hace ya algunas semanas surgió un malentendido en el canal #misteriosdetodoacien del IRC-Hispano. Conversando con un usuario sobre la archiconocida polémica en torno al capítulo de Planeta Encantado “Mirlo Rojo”, entró a colación la postura al respecto de José Antonio y Marisol Roldán. En aquella tertulia mostré mi postura crítica hacia el primero de los dos por lo que definí como un “apoyo” del mismo a Benítez durante la emisión de un programa de radio de Aluz.

Poco después tuve la oportunidad de charlar con José Antonio Roldán al respecto, el cual me aseguró que su actitud siempre había sido justamente la contraria. Me pidió que escuchase de nuevo aquel programa y que entonces sacase conclusiones, algo que le aseguré que haría. Entretanto, pude visitar el link que el propio José Antonio me dio y en el que se podía comprobar la postura crítica de Aluz al respecto de Mirlo Rojo.

Aunque le pedí disculpas por adelantado, basándome en la lógica de que no tenía sentido que hubiese hablado a favor de Benítez y su documental a la vez que escribía un artículo enormemente crítico, no me quedé tranquilo debido al pesar personal que implicaba el haberme equivocado de forma tan abrupta. Como no disponía ya de una copia de aquella emisión, me dispuse a localizarla y me encontré entonces con varios programas que me hicieron ver el error. Y éste se produjo al existir dos debates radiofónicos al respecto, uno en Aluz radio, y otro en Misterios en las Ondas. De modo que tras oír el primero y comprobar que no era la fuente de la cual yo había sacado mis erróneas conclusiones, me dirigí a Ramón Álvarez para solicitarle el archivo correspondiente a la segunda, es decir, Misterios de las Ondas.

Con gran celeridad me respondió y puso el programa en la sección Fonoteca de su web, con lo cual a día de hoy la he descargado y escuchado de nuevo. Desde aquí le doy las gracias nuevamente. No tengo dudas de que fue justamente esa emisión la que generó el malentendido. En ella, actuaban como invitados Marisol y José Antonio Roldán, Luis Alfonso Gámez y el profesor D’arbó, similares a los del segundo programa de Aluz.

En mitad del programa surge un debate en tono amistoso que transcribo a continuación:

Locutor (Ramón Álvarez): Yo me considero un admirador de él, fuertemente
D'arbó: Es tu problema
Locutor: Es un gran escritor
D'arbó: ¿Es un gran escritor?. ¿Ha ganado un Nobel de literatura o... como es eso?
Locutor: No, no, no lo ha ganado
D'arbó: Entonces, ¿cómo sabes que es un gran escritor?
[...]
Locutor: Los lectores lo confirman, Sebastián, ¿no?
D'arbó: Oye... también son lectores los que leen a Arguiñano


Y fue justamente ese retal de conversación el que me hizo equivocarme, ya que en mi volátil memoria guardaba la firme convicción de que tal fragmento pertenecía a la emisión correspondiente a Aluz y no a Misterios en las Ondas. Tomé al locutor Ramón Álvarez por José Antonio Roldán, quizá ayudado por la mala calidad del formato wma, un mal que tenemos que padecer los internautas.

Por lo tanto, como rectificar es de sabios, mis disculpas desde aquí a José Antonio Roldán, el cual no me ha solicitado una rectificación pública. Aún cuando tras mis últimos estudios coincido con Luis Alfonso Gámez (“Marisol y José Antonio Roldán quieren creer. Pero con eso no basta para hacer ciencia y avanzar en el conocimiento del Universo. La existencia de algo hay que demostrarla. La prueba la tiene que presentar quien sostiene que una cosa existe y en 'Buscando misterios', como en todos los demás libros sobre lo paranormal que se han publicado desde que el mundo es mundo, no hay nada sólido a lo que agarrarse, sólo testimonios, ya sean de terceras personas o de los autores”, en Magonia), y con Javier Armentia (“Marisol y José Antonio, bien conocidos también del mundillo pseudocientífico, aunque hábiles nadadores en eso de quedarse siempre en los territorios de enmedio”, en Por la boca muere el pez), lo que no es, no es, por lo que he de hacer un ejercicio de humildad y confesar que me equivoqué.

Obviamente, mi comentario no llegó a más, ni hubiese sido así sin haber revisado el material disponible, ante el cual me habría dado cuenta del error.

Disculpas, por lo tanto, pedidas, a José Antonio Roldán.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

ado compañero, aunque escéptico, gracias por la rectificación, no era necesaria, pero igualmente es de agradecer.
No hacemos las cosas, como dicen algunos nadando a dos aguas, las hacemos por convicción propia de ese caso, ese momento, ese fenómeno, ese testimonio, etc.
Por lo tanto no nos ofende que se piense diferente a nosotros.
Si por creer que se debe buscar nos hace idealistas, ilusos o magufos, que nos llamen como quieran.
Y cuando vemos fraude y luchamos contra ello, si nos llaman escépticos que nos titulen como deseen.
Hacemos lo que hacemos por que nos gusta.
Dentro de una tierra de nadie, nos movemos intentando mantener una ética personal (la empleamos en otras cosas de la vida), que se resume en no mentirnos a nosotros mismos, pues somos los primeros interesados en saber.
Tal vez no muchos nos comprendan. O no se acepte todavía que existe una tendencia que se acerca a los misterios sin posturas a priori.
Pero existimos, y somos muchos.
Ni nos van, ni nos vienen las Guerras Sectoriales.
Ni vamos a empezar a insultar a unos u otros con ahínco personal para crecernos con sus derrotas.
Seguiremos opinando sobre los temas. Que son lo que nos preocupan.
Y te lo comento esto a ti, aquí , en tu casa, porque me apetecía, no lo entiendas como una demagogia o una defensa.
Como casi nunca nos sentimos ofendidos por opiniones contrarias (las respetamos defendiendo la nuestra) no era necesaría la argumentación defensiva.
En realidad, lo que me entristece es ver que se debatan sobre intenciones, pasando a acto seguido a dejar los temas en segundo plano.
A mi entender hay cerebros interesantes ocupados en peleas banas en ambos sectores , que ni siquiera se por qué existen.

saludos

4:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home